¿Relación entre Sociedad de Ignorancia y Encuestas?

La lectura de Brey me sugirió algunos aspectos que me parecen interesantes para  comentar.

Uno de ellos es relacionar directamente  lo que inicié como tema del blog: las investigaciones de mercado y estudios de opinión.

Una de las técnicas que hoy día se utilizan en mayor medida para la toma de decisiones por parte de las organizaciones es la investigación de mercados y su modalidad de estudios de opinión estos últimos sobre todo para aspectos sociales y políticos.

Es una técnica  utilizada  por las organizaciones para tomar decisiones con respecto a su penetración en el mercado, conocer su imagen, identificar si lanzan o no ciertos productos o servicios. La política la ha usado cada vez más para conocer  la opinión de la población con respecto a los resultados de sus gobiernos, o bien, para identificar qué candidatos podrían ser mejor percibidos.

En general, digamos que las organizaciones grandes y medianas, así como la política, la han convertido como un elemento indispensable en sus procesos.

En las últimas elecciones en México, hace precisamente un año, las encuestas jugaron un papel importante en las mismas. No salieron muy bien paradas que digamos en la opinión pública. Por una sencilla razón: muchas de las encuestas fallaron sus pronósticos de forma relevante.

Meses después, se llevan a cabo las elecciones en los Estados Unidos, y una buena cantidad de encuestas “le atinan” por décimas, es decir, se muestran robustas en sus pronósticos.

¿Qué pasa con estas diferencias de resultados? ¿Cómo es posible que  empresas, digamos, como Consulta Mitofsky o Berumen o la que sea, no muestran resultados consistentes con los resultados? Algunas más que otras.

Obviamente da qué pensar. ¿Dime quién patrocina la encuesta y te diré quién ganará? Parecería ser lógico. Así fue la opinión de una gran cantidad de gente.

Pongámonos del otro lado. Estas empresas mencionadas anteriormente, viven no de las encuestas políticas, estas si acaso les representa el 20% de sus ingresos. Por lo tanto, ¿qué pensarán sus clientes habituales, los bimbos, coca colas, etc. con respecto a sus estudios? ¿Dejarán de tenerles confianza?

Parecería una incongruencia que estas casas encuestadoras se prestaran a manejos sesgados si posteriormente tendrán que enfrentar el juicio de sus clientes.

Por lo tanto, esto da pauta para  analizar algunas otras alternativas de este fenómeno.

¿Por qué fallan las encuestas?

Es un tema complejo.

Por una parte se encuentran las metodologías de los estudios. Sin embargo, éstas ya han sido consensuadas entre las casas encuestadoras, por lo que prácticamente son similares.

Por otra parte se encuentra la población. No es raro que los encuestados mientan o por lo menos cambien sus respuestas para dejarlas vagas o indecisas.

Esto repercute directamente en los números.

Y recuerdo entre paréntesis un mensaje que da Inegi al respecto de las encuestas y censos que realiza. Dicen que en México tenemos las cifras que merecemos, ya que cuando van a realizar las encuestas, ya sea con personas o con empresarios, es común que digan por ejemplo que tienen 3 empleados cuando en realidad tienen más de 50 o 100, pero en el Seguro Social solamente 3 y por lo tanto es lo que declaran, y desde luego, es lo que sale en la encuesta o el censo, por lo general.

Es igual en las encuestas, “digo una cosa para que piensen otra, no me comprometo y así desconcierto al enemigo”.

Todo esto sin embargo no tendría gran importancia si no fuera porque al final de un estudio o encuesta, se toman decisiones.

Las empresas lanzan productos basados en resultados de estudios de mercado.

Los políticos promueven candidatos basados en resultados de estudios de mercado.

¿Y entonces?

La evolución de las encuestas dicen que tendremos que tener cada día mayor cuidado en las diferentes métricas con que se miden las respuestas de la gente.

De utilizar cuestionarios cerrados, tenemos que complementarlos con técnicas cualitativas, y más allá de esto, con la etnografía y ya se vislumbra una participación importante de la neurociencia. Es decir, las técnicas tendrán que caminar por caminos que ahora todavía no son claros.

En cuanto a su relación con las redes sociales, las encuestas por internet todavía distan de ser confiables y extrapoladas a las poblaciones deseadas. Los tipos de segmentos que se encuentran en ellos nos dan grandes posibilidades con algunos segmentos, sobre todo jóvenes, pero aún hoy día las decisiones de compras de muchos productos y servicios las realizan  personas mayores.

Sin embargo, recordemos solamente dos anécdotas para identificar cómo están causando un efecto inmediato las redes sociales.

Imagínense que quieren seleccionar un restaurante para ir a comer. Hoy día entramos en internet, picamos google, salen cientos o miles de páginas con información de restaurantes. Seleccionamos aquéllas páginas que más o menos conocemos. Vemos, digamos los restaurantes italianos. Vamos recorriendo uno a uno, y sobre todo, los comentarios de dos o tres personas, ¡¡¡y con base en estos tres o cuatro comentarios tomamos una decisión!!!

Uno de los últimos escándalos. La “Lady  Profeco” va a un restaurante y se pelea con ellos. Empiezan los “tuiteros” en acción y convierten el tema en “trend topic”.

¿Resultado? Corren al papá como procurador de la Profeco. ¿Cúantos tuiteros participaron con comentarios? ¿1,000, 10,000? Con ello, se toman decisiones.

En otras palabras, estas redes sociales se están convirtiendo cada vez más en sustituto de las encuestas, ya que al final, se toman decisiones, ¿o no?.

Solamente para terminar, habrá que relacionar estos conceptos a la Sociedad de la Ignorancia.

Es cuestionable tomar decisiones basados solamente en algunas opiniones por el exceso de información y que la población tome estos datos como referencia de una conciencia de la mayoría de la población cuando en realidad son de unos pocos.

Recordemos que en México, cerca del 70% de la población se considera de clase media baja y baja desde el punto de vista socioeconómico. En otras palabras, la gran mayoría no están en el twitter, y sin embargo, se toman decisiones como si participaran todos los segmentos de la población.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s